domingo, abril 17, 2011

El país de las maravillas / Zona Maco 2011


Minerva Cuevas. Botellas de agua. Galería Kurimanzutto

Latas. Galería Samson. 11 400 dls. (Vendida)
Estar en zona maco es comparable a entrar a otro mundo. Un mundo donde prácticamente nada tiene sentido. Lo que afuera es basura, adentro en el mundo de los viejos nuevos ricos vale miles de dólares, como el montón de latas que presentó la Galería Samson. Lo que afuera para todos es una tragedia, para Teresa Margolles es un negocio y un chiste que se vende en 60 000 dólares. El arte lo justifica todo, hasta el lucrar con el dolor ajeno.

Teresa Margolles. Puerta.
15 000 dls. cada una. (vendida)
La experiencia de recorrer los pasillos, chocar con los muchachos despreocupados que beben su agua Perrier, ver tal acumulación de objetos sin sentido  y conocer cuánto cuestan provoca lo mismo que un mal viaje con drogas o una cruda.

Ventilador con papel y barquito.
Galería Yautepec. 4000 dls. (vendido)


Vienen muchas preguntas: ¿quién compra un ventilador con papelitos y un barquito que se mueve con el viento?, ¿Dónde pondrá el coleccionista un montón de latas aplastadas? Este no es el mundo, no el que yo conozco al menos. En el mundo exterior un centro de acopio pagaría 10 pesos aproximadamente por un kg de latas, en zona maco se paga 11 400 dólares. Afuera uno puede comprar discos viejos de acetato por 10 pesos, adentro cuestan 2 200 dólares.

Discos. Galería Kabe. 2200 dls
Muchas de estas “obras” desfilan por tercera vez en el evento ¿será que nadie quiere comprarlas?


Algunas cosas llegan al punto de ser tan absurdas que fue necesario ponerles señalamientos como a las botellas que acumuló Minerva Cuevas: “esto es obra de arte. Favor de no tocar” pues la gente pensando que era un regalo de algún patrocinador las tomó con toda confianza. De nuevo el arte contemporáneo que se jacta siempre de tener más acción y encuentro con el público lo reprime y pone una barrera frente a él.


Javier Peláez. Retrato. Óleo sobre tela.
70 x 53 cm. Gal. TOCA. 10 000 dls.





Después de mucho andar y mucho ver hay cosas (contadas) bastante interesantes que dejan ver que sí hay gente allá afuera creando arte como las obras en gouache de Hugo Lugo, los dibujos a pluma de Gaia Carboni, las interesantes pinturas de Javier Peláez y la enorme obra de Guillermo Lorca García, no me sorprende que ya estuviera vendida. Avelina Lésper tiene razón: el comprador de éstas piezas quizá no será llamado el nuevo mecenas del arte contemporáneo pero estará invirtiendo bien su dinero.



Al final valió la pena caminar, ver, preguntar y terminar con dolor de cabeza, mismo que desapareció en cuanto salí de la sala.
 

Guillermo Lorca García. La gigante II.
Óleo sobre tela. 305 x 200 cm. 2010.
Gal. Hilario Galguera. 30 000 dls. (vendida)




3 comentarios:

  1. Hola!!!
    Me he quedado con el culo torcido!!! Quiénes comprarán tanta basura contemporanea? Lo de Minerva Cuevas es de ternurita...jajaa
    Por cierto, recorde que ya salió la convocatoria para la segunda temporada de Arte Shock, chale, ya no hay temor de Dios...XD

    ResponderEliminar
  2. ja ja ja definitivamente no lo hay. Pues es la pregunta del millón: ¿quién compra esas cosas y qué hace con ellas?. Lo que sí es seguro, que yo me guardo mis latas y mi basura para venderla el próximo año y volverme rico!

    Saludos camarada y gracias por pasar a comentar!

    ResponderEliminar